Torneo DEATHMATCHED (Cuartos de Final)

Enfrentamiento 4

<Caperucita Roja intentará sorprender a los Velociraptores con su as en la manga, más bien en la mano: su cestita, regalo de su abuela que depara más de una sorpresa. A su lado tendrá al Cazador, al que las malas lenguas tachan de viejo verde. Esperamos que su ataque a distancia compense el cuerpo a cuerpo de Caperucita.

En su contra, la rapidez de los dinosaurios, que vuelven de la extinción para seguir haciendo lo que mejor se les da…¡cazar!…>

El combate tendrá lugar en terreno enemigo, el Cercado de los Velociraptores. Se caracteriza por tener casillas de un solo sentido, algo desde luego a tener en cuenta, aunque no impiden el ataque desde una casilla adyacente:

Las flechas naranja determinan el sentido de movimiento válido

No me ha salido mala mano inicial. Un poco de todo: ataque, defensa y efecto. El Cazador hace el primer movimiento, entrando en el Cercado. Y fijando la mirada en uno de los dinosaurios exclama: “Hace mucho tiempo que te buscaba“.

Evidentemente al dinosaurio le importa una mierda lo que digas. Se limita a seguir sus instintos, y hace una Finta que no impide recibir daño del hacha del Cazador:

2 primeros puntos de vida robados al enemigo

Los Raptores saben quién es su verdadera enemiga, ya que Se Acuerdan de un encuentro anterior. Han marcado a Caperucita como su presa, y se abalanzan los tres hacia ella…

Aunque el Cazador no interviene directamente, antes del combate se encargó de meter Piedras en la Barriga en uno de los dinosaurios, que acusa el peso y permite a Caperucita defenderse más eficazmente (los Raptores se descartan de 1 carta, cuyo valor de potenciación se suma a mi defensa). Pero no es suficiente frente al ataque conjunto reptiliano (suman 1 por cada raptor extra adyacente al defensor; en total 4 contra 3, recibiendo Caperucita 1 daño).

Aquí una aclaración. Si os habéis fijado, en la carta de Caperucita viene un símbolo. Pues bien, si ese símbolo coincide con el de la primera carta del descarte (la Cesta), se puede usar la habilidad de la carta; si no es así, NO. En este caso coincide (símbolo de cuchillos):

La carta Jugada pasará ahora a ser la que está en la Cesta

Los Velociraptores se caracterizan por insistir e insistir hasta que su presa cae. Atacan de nuevo, pero Caperucita hace su magia…

(La Emboscada podría haber hecho 2+2+x, siendo x el valor de potenciación de una carta mía. Así que podría haber sido un ataque de hasta 7. Pero Qué Ojos tan Grandes Tienes no sólo cancela los efectos de la carta enemiga, dejando el ataque en 4, sino que además ¡ignora su valor!. Vamos, que ni me rozan. Nuevamente, ésto último es por la Cesta de Caperucita.)

Afortunadamente los Raptores quedan conmocionados ante tal demostración que desafía las leyes de la naturaleza, y Caperucita aprovecha para escapar de la encerrona (robo carta y la muevo). No así el Cazador, que se agazapa en un rincón del recinto, esperando no ser detectado…

Podría haber movido al Cazador también a la derecha (la única salida del recinto), pero terminarían atacándolo desde 3 casillas. De esta forma al menos me aseguro de ser atacado únicamente por 2

Tomando distancia, Caperucita recuerda el consejo que una vez le dieron…”No te Alejes Nunca del Camino” (me permite situarme en cualquier casilla y gano 1 acción). Ella lo interpreta a su manera, que es volver a donde está un Raptor y susurrarle con una engañosa voz dulce: “Qué Orejas tan Grandes Tienes“…

Hago 1 de daño al de mi derecha, pero se coloca otro dinosaurio a mi lado

El Raptor al que ataca realmente era un Señuelo, y otro se le une, preparados para atacar. ¿Será que estos dinosaurios no son tan tontos como hemos supuesto?…

Y muy probablemente va a ser así. Uno de los Raptores demuestra ser una Chica Lista, y tras un ataque bien defendido por Caperucita, realiza otros dos apoyado por su compañero…

¡La madre que los parió!, ¡¿pero es que esta gente sólo tiene cartas de ataque que les da acción extra?!

Caperucita se queda sin defensa tras el primer ataque, quedando a merced de los dos siguientes, que le bajan la vida prácticamente a la mitad.

Además únicamente tengo una carta en mano, que no me sirve. Conclusión: ¡¡A correeeeeer!!.

He robado 2 cartas y alejado de los dinosaurios

En circunstancias normales no habría servido de mucho la huida de Caperucita dada la velocidad de los depredadores, pero éstos se encuentran cansados, y reponen fuerzas mientras saborean la sangre roja de la muchacha…

No me atrevo a avanzar y atacar, dedicando el siguiente turno simplemente a robar 2 cartas, que falta me hacen, y quitándome del alcance de movimiento de los Raptores. Eso sí, el Cazador se queda como más cercano objetivo.

Ya descansados, vuelven a la carga, con más ferocidad si cabe que antes…

No puedo activar el texto de mi carta porque el símbolo de la que está en la Cesta no coincide. Recibo 1 daño, y los Raptores no gastan acción

Tras el pequeño zarpazo al Cazador, la pequeña manada se propone Resolver las Cosas, y todos se dirigen nuevamente hacia Caperucita quien, porqué no decirlo, está un poco acojonada…

Siguen sin gastar acción (Nota: si el movimiento no os cuadra con respecto a la foto anterior, realmente debí haber movido antes a los otros dinosaurios ya que no gastaban acción)

Evidentemente, atacan…

4+1 por el Raptor de arriba=5, haciéndome 1 daño

El Raptor atacante (el de abajo), se Separa. Pero el que queda se basta para intentar Destripar a Caperucita…

Otro más de daño…Al menos se les han acabado las cartas. “¡¡Ding-ding!”, suena la campana…

Como habréis podido apreciar, los Velociraptores se basan en continuos ataques y acciones extra. Una consecuencia de ello es que queman rápido su mazo. Ahora mismo les quedan 19 cartas y a mí 21 contando las 2 en mano. El problema es que dudo que, a este ritmo, se les acabe el mazo antes de que yo muera.

Caperucita necesita recomponerse, sea lo que sea lo que eso implique. Huyo de la parte izquierda, y saco al Cazador del Recinto para prestar algo de ayuda, mientras bloquea uno de los caminos…

No tengo cartas de defensa para el Cazador, pero los Raptores están sin cartas así que se libra de momento

Por su parte, los Velociraptores se reúnen, preparando su próximo ataque…

“¡Los Velociraptores!… acechan a su presa…¡sabedores!…de su superioridad… numérica…”

Felix Rodríguez de la Fuente

Continúo replegándome, esperando que los Raptores vengan para quizás así pillarles con la guardia baja. Y éstos se aproximan, atacando uno de ellos a Caperucita…

Caperucita contraataca tras recibir otro daño más, que la sitúa en una alarmante situación: 4 de vida. Al menos el dinosaurio también recibe lo suyo.

Probablemente es la única esperanza de Caperucita, matar alguno de los odiosos depredadores para tener más opciones de movimiento.

El Raptor insiste y vuelve a atacar, no una ¡sino dos veces más!. El primero es esquivado por Caperucita, pero el segundo…

2+3=5 contra mi defensa de 4. Ya estoy en 3 de vida…

Pero lo peor no es el daño recibido, sino que me ha hecho descartarla, por el efecto de su Emboscada, la carta Un Cuento de los Grimm, que aparte de potenciar su ataque la estaba reservando para poder curar 4 a Caperucita a la menor oportunidad. Ya no va a ser posible… Como están los Raptores sin cartas, voy a atacar al que tengo enfrente. Así me quito a uno de en medio…

Caperucita levanta la vista hacia su atacante, y le dice…”Qué Ojos tan Grandes Tienes“. De nuevo la magia de hace realidad, y las palabras de Caperucita resuenan en la cabeza del Raptor, que cae fulminado al suelo.

“¡Ésto no ha acabado todavía!…”

Caperucita

Tras lo cual nuestros héroes de fábula se mueven:

Los Velociraptores no sienten la pérdida de su compañero/a. Para ellos significa una sola cosa: ¡ahora tocarán a más!. Repiten la misma táctica: replegarse y preparar su nuevo ataque.

El Cazador toma la iniciativa y ataca al Raptor que está más débil, mientras Caperucita se mantiene alejada…

…pero de nuevo no era más que un Señuelo para distraer al Cazador mientras el otro Raptor se sitúa detrás suyo. Y ataca…

El primer ataque me hace 3 de daño, y el segundo 4, permitiendo al Raptor moverse

El Cazador se defiende del primer ataque. No así del segundo, que le deja al borde de la muerte.

Podría haberme defendido del segundo ataque con una carta igual, pero desperdiciaría también su habilidad, ya que, al igual que en la primera defensa, la Cesta no coincide con su símbolo. Esa habilidad me permite robar 2 cartas, ¡y necesito cartas! pues sólo tengo 1 en mano.

El Cazador prepara de nuevo su hacha, dispuesto a vender cara su piel. Pero los Raptores se alejan, rodeando el recinto en busca de Caperucita:

Ambos hemos robado cartas porque estábamos bajo mínimos

Vuelve a atacar el Cazador…pero sin éxito…intentando proteger a Caperucita con su último aliento…

Si hubiese estado adyacente al raptor el ataque habría sido de 6. Pero implicaba gastar una carta para potenciar el movimiento, y únicamente dispongo de 2. Aún así sólo le habría hecho 2 de daño, y él me habría matado por el texto de su carta

La pareja de Velociraptores se sitúan al lado del Cazador para darle el mordisco de gracia…

Al final me he visto obligado a usar la carta que me permite robar cartas, sin poder usar su texto. Era la única forma de tener alguna posibilidad de salvar al Cazador, y he tenido suerte de que el ataque fuese débil

…pero se salva milagrosamente gracias a la Piel de Lobo que viste.

Caperucita busca desesperadamente algún lugar del que protegerse de los Raptores, pero todos los lugares que ve tienen varias vías de acceso, por lo que es imposible bloquear el paso aún sacrificando al Cazador.

Para el Cazador es muy duro ver a su protegida en tal situación, y sin mirar las consecuencias ataca (única carta que tengo), con la intención de cansar a los Raptores y obligarles a replegarse.

Se da la misma situación anterior, con una pequeña diferencia…

…No sólo el ataque el bloqueado por completo, sino que al estar adyacente el Cazador y haber perdido el combate, es Comido Vivo por el Velociraptor, que da buena cuenta de él…

Caperucita sopesa sus posibilidades, con los Raptores fuera de su alcance, esperando como buitres que juegan con su víctima…

Continúan moviéndose por los alrededores del recinto: Caperucita sin saber cómo evitar lo inevitable, y los Raptores esperando su oportunidad. Hasta que finalmente la encuentran…

Tras dos ataques, la situación es ésta…

Del primer y segundo ataques recibo 1 daño por cada uno debido al +1 por haber otro Raptor

El Raptor continúa su ataque (ya sabéis, acción extra tras acción extra). Les queda una sola carta en mano. Podría defenderme, pero con 1 de vida restante y sólo la carta con defensa 2 de la imagen para defenderme, de nada me serviría (mínimo van a tener ataque 3). Así que me la guardo y no me defiendo, rezando por que no saquen una carta de ataque…

…Pero el milagro no se produce:

Caperucita no puede más y finalmente cae ante los Raptores, que se sacian con lo que de sí la pobre muchacha…


Derrota inapelable. Todavía quedaba lagarto para dar y tomar. No sé si ha sido el terreno, que debí atacarles más para que gastasen cartas…no sé. Por cierto, ya habían agotado el mazo, reponiendo con 6 cartas como indican las reglas del Automatched, así que les quedaba poco fuelle.

El caso es que han barrido a Caperucita y el Cazador. Su movimiento de 3 me ha jodido bastante, así como su superioridad numérica, que me hacía imposible evitar el ataque. Se perfilan como serios candidatos al título. Quizás Bruce Lee pueda con ellos…

2 comentarios en “Torneo DEATHMATCHED (Cuartos de Final)”

  1. Miguel Valdivia

    Una lástima! Prefería ver a Caperucita triunfadora, pero hay que admitir que es un espectáculo ver cómo funcionan los raptores incluso por el automa.

    Otro combate más, ya para las semifinales!

    Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba