Reseña THE RATCATCHER (2021)

  • Autor: Matthew Aslin
  • Editorial: Platypus Industries
  • N° Jugadores: 1
  • Complejidad: Media
  • Partidas Jugadas: 8
  • Duración de Partida: –
  • Idioma: Inglés
  • Precio aprox: 37€

VISTAZO GENERAL

<¡El Reino de Brie hizo un descubrimiento de impresionantes proporciones en el campo del queso mágico!. Este nuevo queso parece ser capaz de hacer cualquier cosa, incluyendo atraer la atención de las ratas de todo el mundo. El Reino padece ahora una plaga de ratas; está infestado de arriba a abajo por una horda hambrienta de roedores malhumorados, todos a la caza del queso mágico.

Tú eres el Cazaratas (Ratcatcher), la única persona capaz de disipar la plaga sufrida por Bries; sin mencionar que los queseros pagarán mucho por cualquier queso mágico que se les devuelva. Conoces las costumbres de las ratas y debes usar todas tus habilidades, valentía y astucia para derrotarlos. Pero ten cuidado, algo les está ocurriendo a las ratas y no es bueno, ¡así que debes darte prisa!.>

Curioso tema. Pues eso, que has de ir eliminando ratas, ya sea con ataque directo usando dados o colocando trampas que se activan tras moverse los queseros roedores.

Para ganar deberás matar al Némesis, una super rata salida de tus peores pesadillas.

Y para perder…para perder no vas a tener que hacer mucho 😂😂


CORRO CORRO QUE ME PILLAS

La mecánica es sencilla. Se basa en la aparición de ratas. Unas irán a morderte (marrones) y otras a por los quesos mágicos (blancas y negras).

Empiezas en la casilla de Salida de la carta inicial

Básicamente te ves envuelto en un acoso constante de ratas y una escasez de movimiento para llegar a todo (colocar trampas, que es tu mejor arma, cuesta movimiento).

Para hacer frente a la horda podrás ir desbloqueando mejoras (trampa las efectiva, más movimiento vida o dados de ataque, y pociones), para lo cual necesitas los quesos.

Los huecos azules son para colocar los quesos que adquieres. Varía entre cada Cazaratas, así como la trampa que usa y las pociones

Y también puedes cambiar al Vendedor Ambulante las ratas que vayas capturando por ciertas ayudas (ésto sí es común a todos los Cazaratas):

Valen todas lo mismo, da igual el color

En las cartas de Ciudad, aparte de ratas y quesos pueden aparecer pócimas, vida, otro sitio de aparición y Ratas Peculiares, que son como mini bosses más fuertes que las normales y con alguna habilidad.

Y por último, a medida que las ratas vayan recogiendo quesos, la Némesis irá aumentando su poder, y en cierto momento aparecerá en escena para acabar con tus esperanzas.

Hay 4 Némesis. En el medidor de la derecha, la franja naranja marca su aparición, y el resto son potenciadores para ella o para las ratas comunes

El juego tiene suficientes ingredientes para resultar divertido, empezando por unas ilustraciones realizadas por el propio diseñador que ayudan a meterte en el tema.

El problema es que empiezas a jugarlo y enseguida te ves inmerso en una vorágine de ratas muy difícil de controlar. Al final te ves huyendo de las ratas marrones para que no acaben contigo y desatendiendo los quesos, viendo cómo la Némesis sube su poder. Y si ya te sale una Rata Peculiar o la propia Némesis no te quiero contar… Veo varios puntos problemáticos, que comento un poco rápidamente:

Mucho peso del Azar

Tanto el ataque directo como las trampas funcionan con dados, y no hay forma de mitigar el azar. Mientras tengas suerte puedes ir aguantando, pero una mala tirada y ya seguramente pierdas un quesito.

La única forma de compensar la mala suerte es gastar ratas capturadas para recuperar dados. Y te ves en la situación de que has de hacerlo para no entrar en barrena, con lo cual pierdes las ratas que podrías usar para recompensas más jugosas.

Expansión de la Ciudad

Cuando hay menos de 2 quesitos en el Mapa se produce una Expansión y has de poner nuevas cartas de Ciudad, 2 o 3 según el caso.

Ha de coincidir al menos una flecha

El problema está en que ésto puede suceder justo antes del turno ratil cuando ya has acabado tu turno. Así que te ves con que aparecen y se mueven ratas sin poder hacer nada. Y estamos hablando de una aparición masiva, no de 2 o 3 ratas. Eso hace que puedas sufrir una herida o que cojan algún queso sin poder hacer absolutamente nada.

Para paliar ésto es importante, dicho por el autor, cómo colocas las nuevas cartas de Ciudad. De acuerdo, ahí puedes elegir. Pero por lo que he visto no es suficiente como para suponer una diferencia, ya que luego está la suerte de qué ratas te salen. Si aparece negra se saca una más, así que te puedes fiar del número de puntos de aparición en la carta hasta cierto punto. Y aunque podamos considerarlo una estrategia no me gusta, me saca del tema. Eres un Cazaratas, no un urbanista.

Colocar Trampas cuesta Movimiento

En principio la idea es interesante, ya que así hace que tengas que pensar bien si compensa moverte y dónde, ya que las Trampas son tu mejor arma, al menos de inicio.

La cara negativa de ésto es que tu movimiento se ve bastante limitado. Si te mueves más lejos para cubrir cierta zona que se ha llenado de ratas tendrás menos opciones de colocar trampas, y si pones más trampas no podrás esquivar a las ratas marrones que van hacia ti, y dependerás de nuevo de la suerte para que te solucione la papeleta.

Coger Queso es problemático

Tanto para mejorar tu personaje y poder, no sólo usar, sino recoger pócimas, como para ganar la partida necesitas quesitos. Los puedes conseguir canjeando ratas, pero ya comenté que seguramente las necesites para obtener más dados.

Así que sí o sí has de recoger algún queso del Mapa en algún momento. Cuando lo haces y dejas menos de dos en la Ciudad, se producirá una Expansión. De hecho diría que no debes provocar esta situación, por la razón que comenté más arriba.

Luego te ves forzado a coger queso sólo cuando no provocas la Expansión dichosa, haciendo que debas esperar el momento adecuado y facilitando con ello que la mala suerte con los dados haga acto de presencia.

No hay límite de ratas en una Zona

La suerte va y viene, correcto. Pero si tienes mala suerte no matas a ratas, y si no matas se acumulan…mucho y rápido. Aparte de que acaban por no caber en una zona porque tienden a concentrarse en ciertos puntos (quesos y tú), ésto hace que sea imposible limpiar la zona.

Con las ratas negras y blancas hay un mecanismo de limpieza automática: si se acumulan 5 o más donde hay un queso lo cogen y se devuelven todas las de la zona a la bolsa. Mal por el queso pero bien porque te da un pequeño respiro.

Pero las ratas marrones no se van, siguen persiguiéndote y acumulándose, y te muerden. Y no es que tengas mucha vida. Además, si sales de una zona con más de una rata marrón…te muerden. Se me ha dado varias veces una situación de punto muerto en la que ni podía acabar con todas las ratas de mi zona ni huir porque me quedaba 1 de vida; recoger…

Conclusión

Quizás se me haya dado mal y tú des con la tecla adecuada. O quizás esté aplicando mal alguna regla. El reglamento no ayuda, dejando cosas en el aire. Parece ser que el autor está reescribiendo el reglamento, pero para mí llega tarde.

Tal y como está planteado el juego me parece frustrante y sobre todo poco divertido. ¡Es que ni he podido hacer frente a una Némesis!. Una cosa es un juego difícil de ganar, y otra forzar la dificultad de forma que pierde todo su interés. Es un juego que no se deja jugar.

(Nota general sobre 5)

1

Entrada en bgg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba