Reseña TESTAMENT (2021)

  • Autor: Kuro
  • Editorial: JAPANIME GAMES
  • N° Jugadores: 1-4
  • Adaptabilidad al Solitario: 4/5
  • Complejidad: Media
  • Partidas Jugadas: 12
  • Duración de Partida: 90 min
  • Idioma: Inglés
  • Dependencia Idioma: Media (cartas pero poco texto y sencillo)
  • Precio aprox:44€ (precio Kickstarter)

VISTAZO GENERAL

Lo primero…no, no es un juego de Final Fantasy. Está inspirado en su estética (concretamente en FF XIV) pero ya, los personajes y criaturas son distintas.

Dicho ésto, ¿de qué va?. Pues de combates. 4 Personajes, 1 Boss y a darse de toñas. ¿Hay que llevar obligatoriamente a 4?, sí, se siente. Ni 1, ni 2 ni 3…¡4!, lo que ya digo que le da al juego parte de su dificultad.

Normalmente los personajes tienen 4 cartas

Puedes jugar contra cualquier Jefe (se llaman Etapas o Escenarios, pero lo que los diferencia mayormente es el Jefe Final) o hacer una Campaña del primero al sexto.

Pero de primeras no te enfrentas al Boss. Antes de que entre en escena tienes que vértelas con unos cuantos enemigos menores que van apareciendo en oleadas:

El n° indica cuántos enemigos aparecen

Así, en la primera ronda aparecen 2 enemigos:

Cada uno tiene sus propios ataques

Primero atacas tú y luego ellos. Eliges una de tus cartas para activarla, quedando agotada hasta que el personaje descanse. Los tipos de carta son más o menos prototípicos:

Ataque, Defensa, Curación, Apoyo y Movimiento

Ataque, Defensa y Curación se explican por sí mismos. El Apoyo lo que hace es potenciar a un aliado o debilitar a un enemigo, mientras que el Movimiento hace avanzar un espacio el medidor de las oleadas, lo que puede ser muy útil para evitar emboscadas. Has de tener de todo en tu equipo, aunque el juego deja libertad para montarte los personajes a tu gusto.

Además, cada ronda lanzas un par de dados que te pueden dar potenciaciones de uso en dicha ronda (si no los usas los pierdes):

He sacado 2 potenciadores (el símbolo de rayo ya lo veréis después)

Un ejemplo para que veáis un poco cómo va:

Cada carta es jugadas por un personaje distinto
  1. Rabbit Punch: 1 de daño, y con el potenciador temporal consigo un potenciador permanente (hasta que lo use claro)
  2. Initiate: debilita a 1 enemigo, más otro por el potenciador que le he colocado. Al debilitar a un enemigo (ficha azul) le quita su primera habilidad, que suele ser bastante puñetera
  3. Rabbit Punch: igual que la primera carta
  4. Piercing Diversion: ese personaje se coloca 3 fichas de ojo, que son las que atraen la atención del enemigo para elegir objetivo

Ahora le toca al enemigo. Y aquí aparece una característica del juego que al principio me chocó bastante. Cada enemigo no fija un objetivo, sino que ¡todos tienen el mismo!. Un solo personaje es el que se va a llevar todas las tortas, ya haya 1 o 5 enemigos. Y os aseguro que eso puede significar muchas tortas.

  1. el Chillón le hace a Holland 3 de daño (le habría quitado además un potenciador pero no tiene)
  2. la Gárgola le hace otros 3, además de quitarse la ficha de disminución

Y al final del medidor aparece el Jefe. Ahí empieza la fiesta de verdad jaja. Siempre trae algún acompañante, pero lo importante es que tiene sus propias cartas. Le tienes que vencer 3 veces con distinta combinación de cartas, y entonces habrás superado la Etapa.

En cada ronda actúa una sola carta. Hay que hacerle 10 de daño antes de cuatro rondas o pierdes. Entonces se cambia de cartas

VALORACIÓN PERSONAL

Este juego tiene dos cosas que me gustan: va directo al grano y es progresivo, esto último en varios sentidos.

OSTIA AQUÍ, OSTIA ALLÁ, MAQUÍLLATE

Una vez tienes creados los personajes (elegir qué cartas van a formar su panel), escoges una Etapa (recuerdo, el Boss) y al lío; se monta en nada. Y acto seguido ya estás repartiendo. No hay fase de eventos, ni te tienes que desplazar para encontrar a los enemigos (no hay movimiento como tal)…nada.

Y lo bueno que tiene es que, aunque el juego tiene una elevada dificultad de victoria, sabes que vas a poder repartir, y al empezar la partida vas más relajado: tus personajes no tienen heridas, todas tus cartas están disponibles, no se te han acumulado muchos enemigos y el Jefe está lejos.

Y esta dinámica de comulgar (por lo de repartir ostias) se mantiene toda la partida, así que mal no lo vas a pasar 😁.


PROGRESIÓN

Se aprecia en varios puntos:

1)Personajes

Entre Jefe y Jefe (si es que consigues vencerlo) cada Personaje sube un nivel una de sus cartas, hasta un máximo de nivel 3:

Ejemplo de progresión de una carta de ataque. Si os fijáis, en la última pone AI, y es que hay mejoras A, B, y dentro de ellas luego I y II

Algo de agradecer es que no empiezas la Campaña con todo cartas básicas, ya que siempre hay una que mejoras, lo que te da diferentes opciones de inicio. Y si juegas un Jefe suelto mejoras las cartas correspondientes, como si hubieses llegado haciendo la Campaña.

Una cosa interesante en la creación de los personajes es que las cartas que elijas influyen en la vida que tengas. Cada carta tiene un valor (+ o -), sin ningún otro efecto, que sumados te indica qué tarjeta concreta del personaje usas:

Como veis la vida va subiendo

Quizás hay una carta que no te interesa para un personaje, pero tiene un valor + alto y va a hacer que así tenga una tarjeta con más vida. Las de ataque por ejemplo son negativas, así que ¿qué haces, un personaje todo ataque pero con muy poca vida o prefieres meterle alguna otra carta para no ser tan débil?.

Aunque hay una progresión de personaje porque van mejorando sus cartas, realmente la diferenciación entre los personajes se la pones tú. Sí, tienen una Habilidad Especial que los diferencia, pero perfectamente puedes ponerle cartas de ataque al supuesto Sanador, no hay nada que te lo impida. O incluso podrías hacer a los 4 personajes iguales. Otra cosa es que eso funcione, pero poder puedes. Me refiero a que no hay una especialización previa clara (la hay, pero de forma un poco sutil). Lo bueno que tiene esto es la libertad de creación que te da.

2)Partida

Como dije antes, empiezas más o menos tranquilo. Te van a meter, porque te van a meter, pero no es nada que no puedas sobrellevar. Ten en cuenta que los personajes tienen un mínimo de 14 de vida así que da cierto margen.

Después ya te van dando problemas, porque a veces hay desplegados demasiados enemigos, o quizás te hacen un ataque sorpresa antes de tu turno (eso jode muchísimo). Las heridas van aumentando y el Jefe está cada vez más cerca.

Y entonces llega el Jefe, con sus malditas cartas. Digamos que son como la de un bicho normal aunque un poco más potentes. Pero sobre todo, lo que los hace temibles es que te van colocando unas fichas con efectos nada recomendables, que consisten en hacerte daño de una u otra forma. Y lo peor es que no es fácil quitártelas. Por ejemplo, unas fichas del primer Boss hacen que recibas un daño extra por cada una; así que aunque un ataque te haga 1 de daño, si tienes dos fichas se convierte en 3. Muy muy puñeteras. Y es muy difícil evitar que te las coloque, a veces directamente no se puede.

Mierda de fichitas…

3)Campaña

Ya comenté que puedes jugar una Etapa suelta o encadenarlas en una Campaña, hasta la 5; bueno, si contamos la n°0 que es tipo tutorial serían 6.

Aquí el aumento de dificultad viene dado por las cartas de cada Jefe, pero también por el distinto medidor de rondas y por la aparición de enemigos de mayor calibre en las dos últimas Etapas.

Comparación de Medidor de rondas entre las Etapas 1 y 2 (más enemigos y más vida del Boss)
Comparación enemigos normales (gris) con una versión más potente (rojo)

Así que el juego te va aportando cambios para que cada Etapa sea algo diferente. Sí que es cierto que al inicio de cada partida, y según la configuración de tus Héroes, vas a tener una apertura similar, y que se usa el mismo mazo de enemigos en gran parte de la campaña. Pero no tengo la sensación de repetición, quizás porque no me lo permite la dificultad de victoria. La repetición hace más bien que te familiarices a tus cartas y a los enemigos, y que intentes hacerlo mejor la próxima vez.


DIFICULTAD

Pues a ver…no es que sea difícil, es que es ¡jodidamente difícil!. Los enemigos normales ya dan bastantes problemas, rascando vida de tus personajes en plan banderilleros. Incluso te pueden poner en serios aprietos y hacer que alguno quede fuera de combate.

Se puede recuperar a un aliado caído, pero probablemente a costa de usar la Habilidad Especial de un personaje específico que tiene esa capacidad (si no tienes a ese personaje es más complicado todavía). Y si usas una de estas habilidades has de volver a subir en el medidor matando enemigos o dependiendo de los dados, y cuesta mucho llegar al final.

Kukurito cura 15 de daño a todos y revive a los caídos. Para mí la mejor habilidad

Hay configuraciones de enemigos más complicadas que otras, y si se te acumulan para qué hablar. Unos, aunque tienen muy poca vida, tienen la habilidad Sigilo y no los puedes atacar hasta que se quedan solos, así que van jodiendo turno tras turno sin que puedas ni siquiera debilitarlos. Otros potencian el ataque de los siguientes, así que si están en primer lugar dan bastante por saco. ¡Cada uno tiene un lugar para ti en su corazoncito! 🤗

El Francotirador tiene sigilo así que no lo puedes matar todavía, y da +1 al ataque de los siguientes enemigos (Arco). La Gárgola invoca a otro enemigo

Ésto los enemigos básicos, pero los Jefes son otra historia. Cada uno has de afrontarlo de forma individual, es difícil que lo superes a la primera. Más bien te sirve para saber cómo son sus cartas y cuáles son sus puntos fuertes. Entonces reorganizas el Equipo y lo vuelves a intentar.

Boss n°3, el Coloso de Diamante

¿Quiere decir ésto que pierden el interés al vencerlos?, no. Quizás tiendas a elegir ciertas cartas de personaje que sabes que funcionan bien contra ese Jefe, pero no creo que haya una configuración óptima para cada uno, no son tan asimétricos, y el azar siempre es un factor a tener en cuenta. El juego da cierto margen de especialización según lo que te guste, no mucho pero lo suficiente como para que una Campaña no sea un camino de un único recorrido. Habrá cartas que no hayas escogido en las mejoras, y querrás probarlas, lo que hará que tengas que retocar el Equipo con el que hayas pasado la Campaña.

Sí que me da la sensación de que, aunque hay cierto margen de probar Equipos diferentes, te tienes que atener a ciertos mínimos: un tanque, un sanador, un luchador…así que no creo que puedas repetir la Campaña muchas veces. Quizás me equivoque pero es la sensación que me da. De todos modos no lo veo un problema muy grave. En 12 partidas no he llegado siquiera a la Etapa 4 (han influido ciertos detalles no del todo bien explicados en las reglas).

Para el mismo nivel, cada personaje tiene una vida distinta. Sería un poco absurdo poner a Palsette de tanque

Puede que el juego sea frustrante en ocasiones, ya que no sabes qué hacer, qué cambiar en tu forma de jugar o en las cartas de tus personajes para vencer al Jefe. Diría que siempre vas a ir apurado. Yo cuando he ganado ha sido yendo al final a saco a por el Jefe y luego esperar que quedase algún héroe con vida. La clásica táctica de ‘Yo te mato por mis cojones‘ que seguramente habréis usado más de una vez.


SOLITARIO

Desgraciadamente siempre has de manejar a 4 Personajes. Vas decidiendo por turno qué acción hace cada uno, pero has de elegir de forma grupal, pensando como equipo. Es decir, que está bien porque así te creas tu estrategia, pero implica ir valorando los resultados de diferentes combinaciones antes de decidirte.

A ver, no es un euro, pero no puedes ir a atacar sin sentido porque te funden. Muchas veces es más importante debilitar algún enemigo, o potenciar a tus aliados o darles escudos, que simplemente llevarte a alguno por delante.

Un elemento que se añade a la hora de decidir qué hacer es la posibilidad de Potenciar habilidades. Casi siempre va a ser un recurso escaso, no vas a poder potenciar todas las que vas a usar, así que hay que elegir. Y un último elemento que comento es que hay algunas cartas que activan un efecto al permanecer usadas. Así que os podéis imaginar que no es fácil hacer que las cosas cuadren para que todo salga bien en el momento adecuado. Pero esa es para mí una de las gracias del juego, el valorar diferentes opciones.


Conclusión

De vez en cuando Kickstarter te sorprende. Le tenía ganas a este juego pero sabía que podía ser una castaña. ¡Y el caso es que mola!. Veo Testament como una mezcla entre Aeon’s End y Warhammer Quest, quedando eso sí por debajo del todopoderoso Aeon’s End.

Mira que no soy mucho, o más bien nada, de la mecánica de modificación de mazos entre partidas. Pero aquí como no es un mazo sino sólo 4 cartas para cada personaje se hace bastante más llevadero.

La alta dificultad de victoria te garantiza bastantes partidas, si no lo tiras antes por la ventana de la rabia. Lo principal que puede echar atrás es la duración de la partida, unas 2 horas, y las cábalas que has de hacer. No es un juego casual de matar bichos, aunque los mates continuamente.

(Valoración general sobre 5)

3,5

Entrada en bgg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba