Reseña CITIES SKYLINES (2019)

  • Autor: Rustan Håkansson
  • N° Jugadores: 1-4
  • Adaptabilidad a Solitario: 5/5
  • Complejidad: Baja
  • Partidas Jugadas: 6
  • Duración de Partida: 60-120 min
  • Idioma: Inglés
  • Precio aprox: 35-40€

VISTAZO GENERAL

Adaptación a mesa del videojuego de Construcción de Ciudad de 2005. Evidentemente no esperes las opciones que seguramente tendrá el padre. Por ejemplo, en aquel se puede elegir poner carreteras curvas o rectas, no así en el juego de mesa donde en ese sentido las carreteras vienen predefinidas por unas grandes losetas, y no son relevantes para el juego.

El desarrollo funciona mediante Cartas, que son las que nos permiten ir construyendo los diversos edificios con que cuenta el juego. Según lo que construyamos nos costará dinero, electricidad, contaminación, etc. Y colocaremos una loseta del tipo correspondiente en el tablero. No hay restricciones de colocación, pero sí bonificaciones.

La partida consta de 3 o 4 Etapas. Tras cada una se lleva a cabo una Puntuación Intermedia en base a tu Eficiencia Energética, Felicidad y Mano de Obra. Y la Felicidad final la comparas con una tabla para ver qué tal lo has hecho.

Acumulo -6 entre Luz, Agua y Residuos, y tendré que restarlo de la Felicidad que he conseguido de 10

TIPOS DE ESTRUCTURAS

Están divididas en los típicos tipos, cada una con un efecto determinado: Vivienda (aumenta el n° de Habitantes), Comercio (da trabajo pero aumenta el Tráfico y la Delincuencia), Industria (da Dinero pero aumenta Polución), y luego están los Servicios (Sanidad, Policía, Bomberos, Educación, Parques, Luz, Agua y Residuos), con los que mejoras lo que has ido ‘estropeando’ en los medidores. Vamos, todo lo que tu Ciudad necesita.

Los Servicios tienen 3 niveles, subiendo el coste y espacio que ocupan pero también su aportación. Por ejemplo, de Luz está la Turbina Eólica, la Central de Carbón y la Central de Petróleo

A diferencia de otros juegos de Construcción de Ciudad, aquí no vas mejorando las estructuras sino que las hay de distinto nivel (I, II y III, como se aprecia en la foto anterior) y características, y una vez construidas se quedan como están. Aquí entra el factor azar ya que sólo podrás construir las cartas que robes.

EL MOMENTO ADECUADO

Como dije, cada Estructura va a tener un efecto al construirla. Puede afectar positiva o negativamente a la contaminación, el tráfico o los residuos, que dé o cueste dinero, y que afecte a la población empleada.

Pero lo interesante es que la mayoría va a tener además un Efecto Secundario cuya activación dependerá de que se construya cumpliendo una de estas dos condiciones:

  1. Adyacente a una/s Estructura determinada
  2. En el mismo Distrito que una/s Estructura determinada

Ejemplo (Condición 1)…

El Centro Comercial disminuye la población desempleada y sube el trafico. Y si lo colocamos, como en la foto, al lado de un centro sanitario obtenemos además 2 de dinero

Ejemplo (Condición 2):

Este Centro Comercial también como efecto secundario nos da dinero, pero esta vez no hace falta construirlo adyacente a nada concreto sino en el mismo Distrito que una Industria

Como podréis suponer, un Distrito es cada zona delimitada por carreteras:

…así que las cartas deberemos procurar jugarlas cuando podamos obtener la bonificación secundaria.


VALORACIÓN PERSONAL

Muchos recordaréis, y quizás sigáis jugando, al Sim City, mítico juego. No es momento de comparar, sólo diré que jugando a Cities Skylines he tenido sensaciones similares. Dinero, población, contaminación, etc. son conceptos que, al igual que en el juego de mi infancia, se juntan con gran acierto y sencillez.

No esperéis un juego profundo con una exigente gestión. Hay gestión, ya que tienes que controlar los niveles de los medidores y procurar que no se te disparen, pero no es para nada compleja. Es simplemente cuestión de sentido común. De hecho, si algo prima en el juego es la sencillez.

El mayor problema al que nos enfrentaremos es que, inevitablemente, Luz, Agua y Residuos vas a tender a bajar, mientras que Contaminación, Tráfico y Delincuencia van a tender a subir. Y ambas cosas son bastante negativas. En primer lugar porque nos van a restar Felicidad, y en segundo lugar porque no podemos construir algo que modifica uno de los medidores que ya está en su punto límite. Si, por ejemplo, tenemos la luz al mínimo, no vamos a poder construir una Vivienda que demande electricidad para ello.

O bajo esos medidores o mi ciudad se va a ver paralizada

Y es que al principio todo es de color de rosa. Tenemos dinero inicial, tenemos cartas iniciales…¡tenemos opciones!. Pero éstas van a ir viéndose limitadas a medida que avance la partida. Es bastante difícil mantener un equilibrio y los medidores en buen estado. Cuando no te falla una cosa te falla otra. Que si la Delincuencia está alta, que si no hay zonas verdes, que si falta Dinero…¡qué dura es la vida de un Político comprometido!.

Pero ahí está la gracia del juego, en intentar acomodar las cartas que te van saliendo lo mejor posible mientras esperas unas más óptimas con las que obtener mejor recompensa. Lo deseable es siempre buscar la bonificación secundaria, y hasta cierto punto es factible. Pero cuando la partida está avanzada las opciones de colocación se reducen mucho y vas muy apurado.

Poliominos

No he comentado nada de la colocación de las losetas pero merece la pena echarle un vistazo.

Las losetas de Servicios no tienen mayor misterio: se coloca la que corresponda. Pero el resto es otra historia, ya que hemos de elegir la loseta de entre un montón de variadas formas. No es que suponga un puzzle complejo pero sí conviene pensar qué loseta colocar y dónde para luego no quedarnos con demadiados huecos inútiles cuando el espacio escasee.

Las Viviendas (verde) son las más numerosas

La elección de loseta, que a mí me resulta entretenida, puede que a otros les parezca pesado por tener que rebuscar entre las figuras a lo ‘puesto de mercadillo’. “Señora, lo he visto yo antes, suelte MI camiseta…”

Rejugabilidad

La variación entre partidas está asegurada ya desde el inicio por la aleatoria mano de 7 cartas con la que empiezas. Y el desarrollo será distinto debido a esto mismo y a que se mantiene esa aleatoriedad que va diversificando lo que va saliendo. Y es que aunque los Edificios de un tipo tienden a tener semejanzas, siempre se diferencian en algo: cuestan más dinero, dan más de una cosa, menos de otra, no afectan en algo…

Pero ésto es el juego base podríamos decir, ya que puedes incorporar unos pequeños módulos de cartas que hacen el juego más interesante y variado todavía:

  1. Personajes. Te da una habilidad
  2. Edificios Únicos. Son más grandes que cualquier otra Construcción pero aportan bonificaciones en futuras construcciones o bien alguna recompensa inmediata
  3. Políticas. Son muy curiosas porque simulan el efecto de alguna medida política (ej: pagas por aumentar la accesibilidad para las bicis y así reduces la contaminación)
  4. Noticias. Sería la contrapartida de las Políticas, ya que te imponen alguna penalización (ej: baja la felicidad al aumentar la Delincuencia) o restricción en la construcción, ambientado esta vez con un titular de periódico
Los Juzgados aumentan en 1 el efecto de los Servicios construidos en su distrito. De esta forma, la Comisaría construida después reduce la delincuencia en 3 en vez de en 2

El autor llama a todo ésto Escenarios, pero realmente el juego es para jugarlo con todo. No es que quede soso sin estos añadidos, pero tiene mayor gracia con ellos. Me encantan especialmente los edificios únicos, que le dan mayor aspecto de Ciudad a tu creación.

Y como último elemento de variabilidad está la posibilidad de cambiar tanto qué tableros usas para la partida como su colocación. Ésto no va a afectar en exceso a la partida (lo que cuesta abrir cada Distrito y la colocación de las carreteras/lagos; en los lagos no se puede construir) pero ciertas combinaciones pueden aumentar su dificultad.

En una partida, si te va bien, pasarán por tus manos gran parte de las cartas del juego. Pero repito que es el momento en el que aparecen la clave para dar partidas distintas.

Valoración Final

Si te gustan los juegos de Construcción de Ciudad ni te lo pienses. He jugado a otros catalogados así y éste es el único que realmente considero un verdadero Construcción de Ciudad con todas las letras. No lo puedo comparar con Suburbia, un clásico de este estilo, ya que no lo he jugado, aunque sospecho que el Suburbia es más complejo. Cities Skylines es muy sencillo de jugar y con un factor azar relevante, pero no es simple ni considero que el azar te lleve. Y, ante todo, es muy divertido de jugar y te da la sensación, quizás en parte porque no tiene mecánicas complejas que te saquen del tema, de estar construyendo una ciudad.

Sólo echo una cosa en falta: Escenarios (de verdad) con distinta disposición inicial y condiciones de victoria.

Desconozco porqué tiene una nota en la bgg de 6.8, para mí bastante menor de lo que merece ya que me parece un excelente juego. Digo ésto con la salvedad de que no tiene una gestión profunda, no es un Clinic (no lo he jugado pero por comentarios).

(La Nota es sobre 5)

4,5

Entrada en bgg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba