RESEÑA : BAD BONES

  • Autor: David Flies
  • Nº Jugadores: 1-6
  • Complejidad: 2,6/5 en bgg (incluso algo menos)
  • Partidas jugadas: 10 partidas

VISTAZO GENERAL

Nos encontramos con un juego estilo ‘Defiende la Torre’ muy muy sencillo, con mecánicas simples. Disponemos de un tablero personal cuadriculado, con nuestra Torre en el centro y el Poblado en la parte inferior. Los enemigos (esqueletos) aparecerán por los lados y la parte de arriba, y se moverán al estilo Lemmings: siempre en línea recta. Más que esqueletos parecen zombies. Ésto es algo que nunca he entendido…¿por qué los zombies son bobos mientras que los esqueletos te montan una estrategia que ni Napoleón?; ¡los zombies al menos mantienen el cerebro!. Más allá de estas discusiones metafísicas, nuestros esqueletos (sin cerebro) irán a piñón fijo, moviéndose una casilla cada ronda de juego, y respondiendo a los cambios de dirección que marquen unas flechas impresas en el tablero e ‘interactuando’ con las trampas que vayamos colocando.

(Disposición inicial del tablero, con cuatro esqueletos)

Si un esqueleto llega a la Torre o al Poblado, perdemos.

Si resistimos 10 Rondas, ganamos y vemos la puntuación que hemos logrado.

Dos diferencias básicas con respecto a los ‘Defiende la Torre’ clásicos:

  1. Caminos no preestablecidos. El tablero cuadriculado permite el movimiento de los esqueletos en cualquiera de las cuatro direcciones, aunque inicialmente sigan una dirección concreta. Las flechas y trampas modificarán dicha orientación.
  2. Trampas no mejorables. Normalmente en los juegos de este estilo (los de ordenador, consola, móvil…) vamos colocando Torres de defensa (en nuestro caso trampas) que podemos mejorar con dinero que conseguimos al matar enemigos. Aquí las trampas iniciales (4 tipos fijos en el modo básico o a elegir entre una oferta de 10 en el modo avanzado) son las que tenemos para toda la partida.

MODOS BÁSICO Y AVANZADO

Se diferencian en las trampas que tenemos disponibles y en los enemigos que nos pueden aparecer. Realmente, más allá de una primera partida de toma de contacto, veo más satisfactorio el modo avanzado, por las mayores posibilidades que ofrece. Pero el modo básico viene bien si juegas en modo multi (yo no, por supuesto, ¡forever alone!) y explicas el juego a no jugones, a niños o a gente poco predispuesta a los juegos de mesa. No es que el modo avanzado complique el juego, ya que las reglas son las mismas, sólo ofrece más opciones a la hora de frenar el avance de la horda.

TRAMPAS y HÉROE

Como dije, con las que empezamos son nuestros recursos de defensa para toda la partida, a las que tenemos que añadir a nuestro rosado héroe que, como Atila, va eliminando esqueletos allí donde pisa.

(10 trampas a elegir, Tesoro y Poblado)
  • Héroe: lo podremos mover en cualquiera de las 8 direcciones, una casilla por ronda, y elimina a los esqueletos que allí estén.
  • Trampa: también una vez por Ronda, y después de mover al Héroe, colocamos o retiramos una trampa. Básicamente lo que van a hacer es o bien alterar la dirección que llevan los esqueletos, o retrasarlos, o bien retirarlos del tablero. Por ejemplo, el Muro (fila 2, primero de la izquierda), cambia la dirección de un esqueleto 90º de forma que si venía de arriba ahora seguirá su camino hacia la derecha. Hay una bomba que elimina los que estén en esa casilla, una catapulta que los manda al cementerio (y vuelven a aparecer)…fácil.

Las trampas son de 2 usos: tras el primer uso se le da la vuelta, y tras el segundo se destruye, no pudiendo ser usada más durante la partida. Por eso puede ser muy útil recuperarla antes colocándola de nuevo en nuestra reserva, ya que cuando la volvamos a poner en el tablero estará reparada y lista para sus 2 usos.

ENEMIGOS

Tras mover al Héroe y colocar o retirar una trampa les toca a ellos. Cada esqueleto avanzará una casilla en la dirección a la que esté apuntando su ficha.

Tras mover todos, sacaremos de la bolsa negra 3 nuevos esqueletos, que aparecerán por algún extremo del tablero. Están los esqueletos básicos, peones, soldados rasos o como los queráis llamar, y luego están los Jefes; funcionan exactamente igual, sólo que éstos tienen una habilidad:

(No me digáis que no son monos!)

El más puñetero para mí es el Nigromante (sombrero rojo) ya que hace que saquemos otros 3 de la bolsa . Los jefes son un 34% de los esqueletos de la bolsa, así que nos saldrá uno más o menos cada 3 fichas que saquemos.

¡Y éste es el juego!. Si aguantamos 10 rondas contabilizamos la puntuación según las trampas que queden en nuestro poder. Fácil, rápido y para toda la familia.

OPINIÓN PERSONAL

Reconozco que los juegos de defiende la torre, los de estado de sitio, y similares, me atraen; pero he encontrado unos cuantos que no me han cuajado. El Dawn of the Zeds probablemente sea el mejor en los estados de sitio. El Bad Bones no digo que sea el mejor en los ‘defiende la torre’, pero sí el más sencillo y, más importante, el que mejor capta su esencia.

Quizás esa sencillez sea su mayor debilidad, ya que añade cierta repetitividad. Mover héroe, poner/quitar trampa, mover esqueletos, añadir esqueletos… Salvo el decidir dónde poner una trampa y cúal colocar o retirar, el resto se hace en un momento. Así que las rondas se van sucediendo rápidamente. Por un lado lo hace un juego muy ágil, y por otro quizás algo plano. Pero al fin y al cabo los ‘Defiende la Torre’ eran simples a más no poder, y repetitivos hasta el aburrimiento, ya que te salían los bichos por los mismos sitios y seguían el mismo recorrido.

Una cosa buena y otra mala que tiene el Bad Bones con respeto a sus ancestros digitales:

  • Buena: los caminos que siguen los enemigos son variables, dando esa variabilidad a las partidas (dentro de una similitud inevitable). Realmente no habrá nunca dos partidas exactamente iguales, aunque las sensaciones sean muy parecidas.
  • Mala: no hay mejora de las trampas, algo que le habría dado un nivel de complejidad quizás deseable llegado a cierto número de partidas. No porque se vuelva sencillo (no gano ni una oye) sino por explotar más el juego. Pero realmente no tendría mucho sentido mejorar las trampas ya que los esqueletos tienen todos la misma vida, uno.

Y es que creo que se le podría haber sacado más partido al juego. Añadir unos escenarios con una entrada inicial de esqueletos concreta, o con cierto límite de trampas, un modo campaña…habría mejorado mucho. Pero, dentro de sus limitaciones, es divertido y pica bastante porque vas a perder muchas partidas. O eso o yo soy un paquete, que también puede ser…

7,3

Y aquí os dejo una pequeña cancioncita para amenizar vuestras partidas…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.