Primeras Impresiones de ¡FUEGO! (2019)

  • Autor: Friedemann Friese
  • N° Jugadores: 1-2
  • Adaptabilidad a Solitario: 5/5
  • Complejidad: Baja
  • Partidas Jugadas: 6
  • Duración de Partida: 20 min
  • Idioma: Español (Edge Entertainment)
  • Precio aprox: 14-15€

VISTAZO GENERAL

Enmascarado en una apariencia de juego retro de marcianitos tenemos este ¡Fuego! que funciona exclusivamente con cartas.

Metiéndonos en el tema del juego, tendremos que superar una serie de Pantallas, 9 en concreto, cada una con una configuración específica de Marcianos.

Primera pantalla

El objetivo por supuesto es destruir todas las naves enemigas. No tenemos que defendernos ya que no nos atacan (ooooh, se estropeó el recuerdo infantil).

Podemos disparar con cada nave, pero para ello tenemos que cargar su arma. Lo hacemos acumulando cartas. Cuando el valor de las cartas que tenga una nave llegue o supere 10, ¡dispara!. Y la fuerza del disparo es lo que supere de 10 multiplicado por el n° de cartas:

Al añadir el 5 la suma hace 13, así que 3×4=12…

Para dañar a una nave debemos alcanzar su defensa actual con nuestro disparo:

La dificultad está, y ahí radica el puzzle, en que cuando hemos agotado las cartas del mazo se vuelve a barajear peeero…tenemos que retirar una carta, la que queramos. Así que cada vez dispondremos de menos cartas. Seguiremos hasta que destruyamos las naves o nos quedemos sin posibilidad de hacerlo.


VALORACIÓN PERSONAL

Dentro de su extremada sencillez se esconde un interesante juego. Quizás las continuas operaciones matemáticas, aunque sean básicas, pueden resultar pesadas para algunos. Pero ya digo, que hacías más en una clase de educación primaria.

No te creas que es fácil. Cada pantalla te plantea un pequeño puzzle, y al principio no sabrás por dónde cogerlo. El ir perdiendo cartas es una especie de contador que te obliga a optimizar bastante la colocación de las cartas. Dudo que haya una solución única a cada pantalla, pero habría que preguntarle al Señor ‘pelo verde’ Friese, y tampoco creo que se puedan ganar todas las partidas, ya que influye cómo aparezcan las cartas. Yo he conseguido superar 2 pantallas, no sin esfuerzo (y no sé cuántas partidas tardaría en repetirlo). Como son partidas super rápidas y con una preparación mínima, te picas y es fácil que encadenes varias. Y la verdad es que superar una pantalla da una satisfacción que ni las máquinas de antaño.

Segunda pantalla, con más bichos pero con un par de cartas añadidas al mazo

Como puedes bajar varios niveles de defensa de un enemigo de un solo disparo, te las tienes que ingeniar para en algún momento hacer un súper ataque, pudiendo llegar por ejemplo a los 35 de fuerza (si sumamos 15 con 7 cartas). Así que vas poniendo cartas en una u otra nave preparando los disparos pero con mucho cuidado de no quedarte sin cartas o de no conseguir un disparo potente.

El valor de las cartas va, en principio, de 1 a 5, aunque los valores altos son más escasos

Un buen filler que te hará desplegar las naves una y otra vez hasta que por fin consigues destruir a todas las dichosas naves. Aunque se puede jugar e cooperativo a 2 realmente es un solitario. Como algo negativo diría que ocupa más mesa de la esperada al ir colocando las cartas en las naves y tener que dejar visible su número.

Para los nostálgico, Galaxian (1979)

Si quieres echar una mano con los gastos de la página te estaría muy agradecido:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba