Primeras Impresiones de CITTÀ-STATO (2021)

  • Autor: SIMONE CERRUTI SOLA
  • Editorial: GIOCHIX
  • N° Jugadores: 1-4
  • Adaptación al Solitario: 3/5
  • Complejidad: Media
  • Partidas Jugadas: 2
  • Duración de Partida: 40 min
  • Preparación:
  • Idioma: Inglés
  • Precio aprox: 45€

VISTAZO GENERAL

A comienzos del s.XX, con el impulso del comercio gracias a la creación de nuevas rutas comerciales, algunas ciudades crecieron y se convirtieron en Ciudad-Estado. Se llamaron Repúblicas Marítimas, y su influencia se extendió por todo el Mediterráneo.

Representas a una de dichas ciudades. En multijugador compites contra otras ciudades mientras que en solitario has de conseguir ciertos puntos y objetivos, tipo alcanzar un valor en alguno de los medidores o conseguir cubitos de uno de los dos colores que no se tienen al principio.

El juego tiene Gestión de Acciones y Construcción de Bolsa. Empiezas con unos cubos que determina tu ciudad, así como con un sistema de Gobierno que afecta al final de la partida:

La Ciudad también determina una de las acciones

Los cubos se usan para realizar su acción correspondiente: primera acción→1 cubito, segunda acción→2 cubitos…así sucesivamente, siempre del color de la acción que queramos hacer claro; más de 4 acciones es difícil que hagamos en una ronda. Y una vez usados vuelven a nuestra bolsa.

Podemos realizar la acción de ese color o bien obtener una carta, que a su vez se usa o se ‘quema’ para con esto último tener un beneficio mayor:

Y por último como acción también podemos potenciar la propia acción, que se refleja en nuestro tablero personal:

Todos los colores en nivel 1

VALORACIÓN INICIAL

El juego es bastante abstracto, o eso me ha parecido. Los colores están asociados a una acción: Flota Mercante, Ciudad, Gremios, Guerra, República y Política, y de algún modo están relacionadas con lo que hacen, pero cogido por los pelos. La acción de Flota Mercante, por ejemplo, te da monedas, hasta ahí bien; pero esas monedas las conviertes automáticamente en cubitos para hacer acciones, diluyendo un poco el concepto de comprar. Tampoco es que se espere de un juego de gestión que el tema esté bien implementado pero siempre es un extra interesante.

Los juegos de Construcción de Bolsa no se prodigan en Solitario; me viene a la cabeza Warp’s Edge, y poco más creo que hay. Y es una mecánica que me encanta por la mezcla de decisión al ir añadiendo cubos a tu reserva y azar al sacarlos de la bolsa. En Città-Stato además has de estar pendiente de los cubos que tienes en tu poder puesto que siempre pierdes uno con la primera acción, y luego hay acciones o cartas que te permiten sacar cubos de cierto color, y si no los tienes es un poco absurdo. Además, los cubos van a determinar las acciones que puedes hacer, así que te interesará construir la bolsa con cierto sentido. Como tu Ciudad te impone los cubos iniciales, ya te está indicando una dirección a seguir en la estrategia, que luego tendrás que adaptar a las cartas que haya disponibles.

En Solitario se juegan una especie de Escenarios. Hay nivel Fácil, Medio, Difícil y Utópico, y juegas una serie de tres partidas en el nivel elegido, con creciente exigencia de puntos y objetivos en cada partida. El problema es que no compites contra nadie, y eso se acusará más pronto que tarde en la rejugabilidad. Hay un jugador fantasma que retira una carta cada turno y modifica alguna cosa más del tablero, pero no es un oponente. Cada nivel de dificultad se juega con una ciudad concreta, lo que limita la variación entre partidas, aunque las cartas sí van a variar pues no están fijadas de inicio.

Y luego tiene una mecánica que me ha gustado y creo que puede dar bastante juego. Es el doble uso de una carta: o bien usar su texto, o bien quemarla para ganar una recompensa según dónde la situemos. Y esa recompensa aumenta con la siguiente carta.

Por último, el Sistema de Puntuación me ha llamado mucho la atención y resulta muy puñetero. Tú durante la partida irás ganando puntos, pero esa no va a ser tu puntuación final sino que hay una Puntuación Secundaria (seguramente menor) que se calcula al final de la partida, donde entran en juego de nuevo las cartas que has adquirido. Y se verá con qué puntuación te quedas según te hayas mantenido o no en el sistema de gobierno que tienes (un medidor), que se puede cambiar durante la partida.

Así que pinta interesante, con varios detalles que pueden dar de sí. Aunque en Solitario pierda, sólo por la Construcción de Bolsa le daré más partidas. Quizás me sorprenda y tenga una vida más larga, pero…¡tanto les costaba hacer un bot!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba