Primeras Impresiones AGRÍCOLA, MASTER OF BRITAIN (2016)

  • Autor: Tom Russell
  • N° Jugadores: 1
  • Complejidad: Media
  • Partidas Jugadas: 3
  • Duración de Partida: 90 min
  • Idioma: Inglés
  • Precio aprox: 50€

VISTAZO GENERAL

El Imperio Romano consiguió conquistar Bretaña en el 43 ec, pero los Bretones se mantuvieron proclives a la rebelión. La más conocida fue la de la Reina icena Boudicca en el año 60, sofocada por el procónsul Gaius Suetonis Paulinus. Uno de los militares que participaron en esa campaña bajo las órdenes de Paulinus fue Gnaeus Julius Agricola, que fue nombrado procónsul de Bretaña entre los años 77 a 85.


El funcionamiento es similar al de su hermano mayor Charlemagne, Master of Europe, aunque algo simplificado. Hay que señalar que el Carlomagno se basa en este sistema pero es de diseño posterior. Aquí tenéis la reseña que hice del juego.

Básicamente dispondremos de 5 acciones por turno, y en cada uno deberemos alcanzar un mínimo de Puntos de Victoria para poder avanzar al siguiente. Si no lo logramos, a recoger e intentarlo de nuevo.

El movimiento de nuestras Legiones se realiza en el Mapa de Bretaña, pero para el combate hay que trasladarse a un Mapa específico donde se colocan las unidades enemigas y las de la Legión/es que entre en combate.

Las moradas son las Legiones romanas y las azules unidades auxiliares que hemos adquirido

(Nota: si queréis más detalles mejor echad un vistazo a la reseña del Carlomagno)

•Semejanzas/Diferencias con Charlemagne

Como he dicho el sistema es el mismo. Tiene lo más característico, que es el tener tres montones de unidades enemigas (friendly, unfriendly, hostile: amistosas, poco amistosas, hostiles). Y van a ir pasando uno a otro (normalmente a peor) según las acciones que realicemos, siendo las hostiles las que se despliegan y las amistosas las que podemos reclutar.

El Mapa es más reducido, por lo que las posibilidades de movimiento son menores. En el combate, si bien el funcionamiento de enfrentamiento entre las unidades que están en contacto es igual, hay detalles interesantes que no están presentes. No existe el flanqueo ni las unidades de élite, que son añadidos muy chulos. Y el combate no está separado en dos flancos sino que únicamente hay un frente.

Las acciones disponibles durante el turno son prácticamente iguales, pero las opciones estratégicas son menores, en parte debido al reducido mapa y en parte porque todas las facciones enemigas se comportan igual. No es como en el Carlomagno, donde había musulmanes y bárbaros. Hay algo parecido a los bárbaros pero no particularizado en una tribu sino localizado en los sitios iniciales de tus Legiones, donde puedes perder dinero, y a los que hay que prestar cierta atención sobre todo al principio.

En definitiva, todo es igual pero en Carlomagno está más desarrollado. En principio ésto es positivo, y lo es en todo lo comentado. Pero hay un aspecto en el que el juego para mí empeora en el Carlomagno, y es en la jugabilidad.


JUGABILIDAD

El problema que le veía al Carlomagno era que se le había ido la mano con la dificultad. Estaba todo demasiado medido, dando apenas margen al error o la mala suerte. Aquí este aspecto no es tan marcado.

Donde más se nota es en el Combate. En Carlomagno era exasperante ver cómo en cualquier momento una tirada te estropeaba los planes perdiendo una buena unidad difícil de recuperar. Era casi imposible no sufrir graves pérdidas, de forma que el combate se volvía algo poco deseable y hasta estresante.

En Agrícola, en cambio, el combate es mucho más benévolo. Puedes perder alguna unidad pero es bastante más difícil que ocurra. Uno puede ir al combate sin miedo a que se acabe ahí la partida. Eso sí, salvo si no tienes la iniciativa, y sobre todo contra el líder Calgacus en lo que llama la Batalla de Mons Grapius, que es una masacre.

“Ay que vienen…”

Por otro lado, al ser el mismo sistema peca de lo mismo que su sucesor, y es el ir bastante guiado. Tienes que conseguir un número determinado de puntos, y hay un camino más o menos concreto para alcanzarlo que se hace patente al echar varias partidas.

Ganas la partida si acabas el turno 8 con al menos 75 Puntos

Conclusión

Aún siendo un juego más sencillo que Carlomagno, si tuviese que elegir me quedaría con Agrícola porque se disfruta más al ser mucho menos estresante. A ver si en el siguiente juego con el mismo sistema consigue fundir lo bueno de ambos, aunque creo que va a ir más en la línea de Carlomagno en cuanto a dificultad.


Si quieres echar una mano con los gastos de la página te estaría muy, pero que muy agradecido (1€):

Entrada en bgg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba